Opositores exigen la dimisión de la Superintendencia

Opositores exigen la dimisión de la Superintendencia

Legislación, NOTICIAS CHILE

El escándalo generado por los actos de la Superintendencia conllevó a que un grupo de diputados opositores exigieran la dimisión del organismo. Y, pese a que el presidente ha sido acusado de intervenir a favor el grupo Enjoy, legisladores y especialistas alegan que el Ejecutivo no tiene nada que ver con lo que está sucediendo.

Tema de debate

No ha pasado mucho desde que la Comisión Investigadora entregó un reporte constituido por todas las acciones poco usuales ejecutadas por la Superintendencia. Aunque el Ejecutivo fue acusado directamente por lo sucedido, autoridades competentes exigen la dimisión de la dirigente de la autoridad reguladora de juegos de azar del país.

Hay que tener en cuenta que el mandatario chileno dio a conocer un nuevo lineamiento que aprobaba la extensión del período concedido por la Superintendencia de Casinos. Desde luego, todo esto gira en torno al deber adjudicado a cada sitio de apuestas tras recibir las licencias correspondientes hace 2 años.

Y, como se esperaba, la situación causó revuelo cuando muchos se percataron que dicho decreto iba dirigido prácticamente a favorecer los intereses del grupo Enjoy. Ya que, casualmente, la línea de casinos debía afrontar una deuda que supera los 100 millones de dólares. Aunado a ello, 2 instituciones encargadas de gestionar el fideicomiso del presidente participaron de forma directa e indirecta en las acciones del grupo Enjoy. Ahora, no se sabe si dicha intervención está relacionada con las boletas o, simplemente, resguardan los intereses de la línea Enjoy.

Una decisión difícil

A raíz de todos estos acontecimientos, el dirigente de la Comisión Investigadora de Casinos, Rodrigo González, alegó que, teniendo en cuenta la forma como actuó la autoridad reguladora, el Ejecutivo debe despedir a la cabecilla de tal institución.

Sin embargo, otro diputado aseguró que no hay manera de vincular el grupo Enjoy con los intereses del presidente. Aunque el argumento de la periodista Alejandra Matus está bien formulado, no hay pruebas que vinculen al presidente con el caso Enjoy. Las circunstancias se han presentado de forma fortuita. Algunos alegan que, como cualquier ley promulgada por el gobierno, el contexto fue favorable para una minoría.

La Comisión Investigadora de Casinos sigue con su labor, monitoreando los pasos dados por la Superintendencia. Hasta los momentos, no se sabe si la dirigente piensa dimitir o, simplemente, mantendrá su cargo por el tiempo pautado.

El panorama es un poco turbio, sobre todo, porque se están tomando medidas apresuradas. No se sabe si el presidente exigirá la renuncia de la cabecilla de la Superintendencia. Por ahora, todo permanece en un estatus neutro. Así como el mandatario no ha dicho nada al respecto, los diputados han bajado la guardia en espera de una posible explicación sobre lo ocurrido. Buena parte de los legisladores no acusan al presidente, pero están en contra de quien dirige actualmente la Superintendencia.

Andrea Romero
Artículo escrito por: