El Juego Responsable

Un gran parte de la población chilena disfruta de los juegos de casino online y de las apuestas deportivas. La esencia de tales prácticas yace en el éxtasis del momento y, obviamente, en ganar algo de dinero. Esta afinidad por el juego no solo está presente en Chile, sino que también permanece latente en muchísimas naciones de todos los continentes. No hay de nada de malo en querer distraerse por un momento con una tragamonedas, partida de póker o apostar en tus deportes favoritos, solo que no se debe permitir que la situación se escape de las manos. Algunos usuarios pueden sentirse atraídos por la idea de entretenimiento y gratificación, pero ese mismo interés podría generar una conducta ludópata o, como se le conoce comúnmente, problemas con el juego. Desde luego, el desarrollo de dicho comportamiento incidirá apreciablemente en el entorno de la persona.

¿Cómo se define el problema con el juego?

El problema con el juego es un trastorno que se caracteriza por el hecho que la persona no puede regular, dominar o controlar la adicción por el juego. Todo ludópata tiene un claro problema en el control de su ritmo de apuesta. Esto implica que apostará sin considerar el tiempo y el presupuesto. Dicho trastorno conduce a que la persona apueste sin parar, aun cuando lo ha perdido todo.

Las personas con ludopatías se reconocen con cierta facilidad, aunque hay conductas similares a esta que implican la presencia de otros trastornos con que suelen confundirse. Si un familiar o allegado muestra comportamientos claros de ludopatía, ayúdalo. Te mostramos cómo identificar a una persona con este trastorno:

  • El individuo proyecta ansias incontrolables por apostar.
  • Tiende ofenderse o hasta responder de forma abrupta cuando se le comenta que tiene problemas con el juego.
  • Desentendimiento total de su entorno, dejando a un lado las prioridades para invertir más tiempo en apostar.
  • Jamás dirá la verdad respecto a cuánto tiempo lleva jugando y cuánto ha gastado durante la jornada.

¿Cómo atenuar la ludopatía?

La ludopatía ha sido el foco de múltiples estudios. Quienes profundizaron en el tema determinaron que el vicio o la ansiedad que desarrolla la persona se divide en 3 etapas específicas:

  1. La primera fase detalla que la persona tiene más en cuenta sus ingresos que lo que gasta con regularidad.
  2. La segunda fase es un poco más intensa, pues no es más que el punto de quiebre o, en pocas palabras, cuando el jugador sale del trance y se da cuenta de todo lo que ha gastado.
  3. La tercera y última fase es la más vital; aquí el jugador admite que tiene problemas con el juego y estará dispuesto a recibir ayuda.

Por ser la fase final, llegar a este punto resulta muy complicado. El jugador debe percatarse a tiempo que tiene un problema en vez de entrar en negación. Cuando se evade el problema, este comienza a crecer y acarrear consecuencias cada vez más graves. Muchas personas de distintas partes padecen este trastorno. Por tanto, el reto máximo consiste en frenar cuanto antes esta conducta, pero tranquilo, hay recursos y entes que ayudan a combatir la ludopatía. ¿Qué es lo primero que debes hacer? No te apartes de tu familia, ellos son quienes te brindarán ese apoyo incondicional que tanto necesitas. Es más, también se encargarán de llevarte ante un especialista para acelerar el proceso de recuperación.

¿Cómo se apoya a una persona que tiene problemas con el juego?

Dijimos al inicio que identificar a un ludópata puede ser tarea sencilla, pero lo cierto es que la perspectiva cambia cuando se trata de un familiar o amigo cercano. Tu deber está en hacerle saber que tiene un problema. De esta forma puedes ayudar sobremanera a esa persona. Ahora, si el mismo individuo te hace saber que tiene un problema y solicita tu intervención, haz lo posible por brindar esa ayuda tan esperada.

La mejor manera de proceder ante tal situación es poniéndote al tanto sobre la problemática sin juzgar a la persona y, desde luego, prestando atención a todo lo que tenga que decir. Si haces lo contrario y arremetes contra el ludópata, esto generará que no quiera expresarse y se cohíba aún más de hablar sobre su situación. Una de las técnicas más versátiles para convencer a una persona con dicho trastorno es enseñándole cómo ha cambiado la situación en su entorno familiar desde que se sumió en las apuestas. Asimismo, hazle saber qué tan afectados han resultado sus seres queridos.

Otra de las alternativas de convencimiento consiste en dialogar con la persona y, al mismo tiempo, permitir la intervención de los seres queridos. Puede ser un amigo o un familiar directo. Tan solo hay que dar a relucir el tema y dejar que el allegado o ser querido hable directamente sobre el asunto. Claramente, la presencia de un individuo cercano contribuirá con que el ludópata cambie su perspectiva. Cabe la posibilidad que la persona no muestre un cambio repentino, pero al menos estará consciente de que  ha desarrollado un vicio. Ten en cuenta que debes mantener una conversación afable, libre de toda recriminación.

Medios y entidades que contribuyen con la causa

En caso que padezcas de ludopatía o algún allegado tenga dicho problema, descuida, a día de hoy existen muchísimos medios para combatir el trastorno y librarte a ti o a ese ser querido de esa carga. Contarás con distintos recursos, incluyendo centros de apoyo emocional, charlas grupales, especialistas de la salud, líneas de atención, entre otros.

Lamentablemente, la ley que rige el campo del azar no está tan desarrollada como el de otras naciones. En Chile no se han estructurado organismos autónomos cuya finalidad se enfoque únicamente en apoyar a las personas con ludopatías. Sin embargo, muchos de los casinos online que operan en el territorio son promotores del Juego Seguro y Responsable. ¿Cómo identificarlos? Fácil, tales operadores cuentan con licencias con validez internacional, como la expedida por la MGA, y su sección “Sobre Nosotros” contiene el sello del Juego Responsable. Esto significa que, aparte de ser seguros, proveen toda clase de recursos para combatir la ludopatía.

Test de Autoevaluación

Sistema de Autoexclusión